Callback, los éxitos de ayer son los clásicos de hoy.

Eran las 11 de la mañana y aún no había terminado de escribir la crítica de la película de Ángela González de Molina, Julie, estrenada ayer por la tarde en la 19 edición del Festival de Cine Español de Málaga. Tenía que salir zumbando para llegar a tiempo al pase para la prensa de Callback, de Carles Torras. Mereció la pena la carrera.

En Callback, Larry De Cecco (Martin Bacigalupo) no es un ferviente cristiano evangélico, aunque a menudo busque el apoyo de su pastor. No es un mozo de mudanzas comprometido con su trabajo y con la empresa, aunque se lo asegure con sinceridad desesperada a su jefe. Y tampoco es un actor profesional de anuncios publicitarios, aunque se prepare diariamente para ello y sea a lo que desea con más fuerza.

callback2

Larry sólo es una persona metódica que sigue escrupulosamente los pasos que la sociedad estadounidense contemporánea asegura que debe seguir para tener éxito, para ser alguien, para cumplir el sueño americano.

Éste es el eje central alrededor del cual gira el mundo de Larry. Alquilar un pequeño apartamento junto a un paso elevado del metro de Nueva York. Pasear en coche por el puente de Brooklyn. Contemplar el skyline de Manhattan desde la otra orilla del río. Descubrir un pequeño local donde te sirvan diariamente el mejor bocadillo de la ciudad y buscar la complicidad con el cocinero. Trabajar en un empleo sencillo que le permita sobrevivir mientras lucha por conseguir su sueño. Y creer en Dios.

Desde este punto de vista, no es que sea comprensible el hecho de que la película esté plagada de lugares comunes, es que resulta estrictamente necesario. Entonces, ¿hay algo de originalidad en esta película?

Rotundamente, sí. En la mirada de Larry, que tanto me recuerda a la de Jake Gyllenhaal en Nightcrawler, se refleja su desesperación. Él no ama lo que hace, no lo siente como su vida porque su vida está en suspenso a la espera del éxito y cuando el triunfo está al alcance de sus dedos colapsa.

callback-frame-web

Estados Unidos lleva vendiendo el sueño americano desde los años 50 del siglo XX y el fracaso de esta promesa no es ningún secreto. Por eso Carles Torras en Callback pretende algo más que criticar esa mentira, postula la complejidad surgida del choque entre la vida de Larry y aquello que anhela, la dificultad de integrar en su vida aquello que parecía tan lejano y que de repente tiene delante. Porque la cuestión es que todos, obligatoriamente, queremos triunfar y lo que realmente elegimos tal vez sean los detalles más ínfimos de nuestra vida cotidiana. Persigue tus sueños, pero no te acerques demasiado a ellos si no quieres sufrir el vértigo del vacío, sobre todo si no estás muy equilibrado.

La música es genial. La canción Il mondo de Jimmy Fontana sonando mientras Larry toma una copa de Prosecco nos deja una imagen memorable.

Como dijo una vez Larry De Cecco, “los éxitos de ayer son los clásicos de hoy”. Bienvenido al Festival de Cine Español de Málaga, Carles Torras, vuelve cuando quieras.

Tags

Te puede gustar...

Usamos cookies, no engordan, son sólo para mejora la experiencia de usuario. Si estás de acuerdo y te quedas navegando CIERRA ESTO
Si tienes dudas lee nuestra política o pregúntale al experto