El día a día de una “sastrería”

Almidonar la colada, dar los últimos toques de plancha, colocar la ropa en el camerino, ajustar corbatas, coser botones, ¡rápido, cambio de zapatos!

Estos son algunos de los retoques de última hora a los que tiene que enfrentarse el equipo de vestuario antes de dar acción a una toma. Parece poca cosa, pero son detalles importantes que ponen la guinda a un proceso de creación que puede durar meses e incluso años.

El departamento de vestuario está ahora muy presente en los medios de comunicación ya que el figurinista español Paco Delgado ha vuelto a tejer a la perfección a su equipo en La Chica Danesa, el último film del británico Tom Hooper, consiguiendo así una nueva nominación a los Oscars. Delgado ya aspiró a la estatuilla  hace tres años por otra cinta del mismo director, Los Miserables. A lo largo de su carrera, el artista canario ha logrado dos premios Goya con Blancanieves, de Pablo Berger, y Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia.

Como homenaje a Paco Delgado, queremos arrancar esta sección adentrándonos en el equipo de vestuario.

A la cabeza de este departamento se encuentra el figurinista. Este término aglutina conceptos clave para el desarrollo de los personajes dentro de una película o serie: diseño de vestuario, paleta de color, ambientación de las prendas… Con el guión en mano la mente del figurinista empieza a trabajar.

El primer paso consiste en investigar. Documentarse para alcanzar el interior de los personajes a través de su contexto histórico y situación social. Ya sea un producto de época o contemporáneo hay que ponerse al día con las tendencias y costumbres.

Una vez empapado de sabiduría antropológica, el figurinista pone en común sus conceptos con el director de la película, director de foto y director de arte para llegar a un acuerdo estético y pasar al siguiente paso de la cadena: el diseño del vestuario.

Boceto sastre

Ejemplos de bocetos hechos a mano

En esta fase, los dibujos a mano alzada y collages de telas invaden la mesa del artista. La imaginación vuela libremente.

Con los bocetos terminados, se buscan tejidos y prendas para elaborar el vestuario de cada personaje. En este punto entran en juego las cesiones de ropa, compras y confecciones buscando, además de belleza, la comodidad y complicidad con el actor.

Una vez elegido el vestuario hay que organizarlo por días de rodaje y raccord, ambientarlo, no todos tenemos ropa nueva cada día, y determinar cuántos ejemplares hacen falta de cada prenda.

Ya en el rodaje, los ayudantes y auxiliares se encargan de que todo esté listo y organizado, preparando los estilismos de cada secuencia a la vez que resuelven pequeños contratiempos de última hora: botones sueltos, bajos caídos, arreglo de tocados…

En definitiva, podemos decir que el equipo de vestuario de cualquier película o serie tiene en su interior una maquinaria perfectamente engranada propia del mejor buque de guerra.

Y en la guerra de las nominaciones a los Óscar es en la que se encuentra Paco Delgado. Quizá con este artículo puedas entender un poco más el gran trabajo que Delgado ha desarrollado en el film. Desde Cinefilica deseamos que se vea recompensado su esfuerzo con la estatuilla dorada.

 

Acerca de: Pintor

5 y...ACCIÓN!

Te puede gustar...

One Pingback/Trackback

Usamos cookies, no engordan, son sólo para mejora la experiencia de usuario. Si estás de acuerdo y te quedas navegando CIERRA ESTO
Si tienes dudas lee nuestra política o pregúntale al experto